¡ASISTIERON AL MAGNO EVENTO! _____________________
RECUERDOS DEL MAGNO EVENTO _____________________
AGRADECIMIENTOS _____________________
Exalumnos contactados ________________
EL ESCENARIO DE LOS RECUERDOS _____________________
FORO TECNOLOGICO VIRTUAL: VoIP _______________
Temas de reflexión _____________________
FIET- Facultad de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones Universidad del Cauca __________________

Otros encuentros...!!!
Temas de reflexión _____________________

EL NIÑO Y EL HACHA
Un leñador llamó un día a su hijo y le dijo:

Hijo, has cumplido 12 años y tienes que hacerte cargo de tus responsabilidades... aquí te hago entrega de tus herramientas. Lo primero que te daré será esta hacha.

El pequeño, orgulloso de ser considerado ya mayor, se emocionó y tomó el hacha con las manos temblorosas.
Gracias Padre !!, me siento muy feliz.

El padre, le señaló un grueso tronco acomodado sobre unas trabas y le dijo:
Ahora, úsala y corta ese tronco!!

Jamás sabría como cortar ese tronco !!, es demasiado grande para mi !! -exclamó con pena y vergüenza el joven-

El padre, le pasó el brazo sobre el hombro y le dijo:
Nunca sabrás si no lo intentas. Hazlo!!

El joven SABIA que era un tronco demasiado grueso para sus fuerzas, pese a eso y para no decepcionar a su padre, levantó con esfuerzo la pesada hacha y descargó el más fuerte golpe del que era capaz.
Como era de esperarse el hacha quedó clavada en el tronco y el pobre muchacho hacia esfuerzos desesperados por liberarla sin poder lograrlo.

Con una sonrisa, el padre le paso una mano por su cabeza y le dijo:

Hijo, lo primero que tienes que aprender es que la verdadera fuerza no esta en tus brazos. Esta en tu cabeza !!.
Con inteligencia y esfuerzo conseguirás lo que te propongas.
El consejo que voy a darte ahora es que NO tienes que fijarte objetivos desmesurados y fuera de tus capacidades para lograrlos de inmediato.
Todo será más sencillo si regulas tus fuerzas a tu nivel y usas la inteligencia.
Acto seguido tomó el hacha y, dándole una pequeña inclinación dio un golpe en un sentido y otro más en el sentido contrario produciendo una pequeña muesca en el tronco. Las astillas saltaron en todas direcciones. Luego, pasó el hacha al muchacho y lo invitó a que continuase.

El joven, dando golpes en un sentido y en otro empezó a profundizar el corte, al cabo de una dura y esforzada hora el grueso tronco con un fuerte ruido de quiebre final, cayó al suelo partido en dos pedazos.
Feliz y adolorido el muchacho se dirigió hasta donde estaba su padre en las labores y le dijo:

Entendí !!, cuando una tarea sea demasiado grande para terminarla de un solo golpe debo encararla dividiendo la misma en objetivos mas pequeños !!, si soy persistente y no cedo terminaré siempre por lograrlo.
"No basta dar pasos que un día puedan conducir hasta la meta, sino que cada paso debe ser una meta, sin dejar de ser un paso"

JOHANN PETER ECKERMANN
EL PRECIO QUE SE DEBE PAGAR

“Oí hablar una vez de un hombre joven que, en su afán para llegar a la cima, fue a un millonario muy conocido para pedirle un consejo sobre cómo hacerlo.
• "¿Cuál es la razón principal de su éxito?" preguntó.
• "Trabaje muy duro", contestó el millonario.
Defraudado, el joven inexperto respondió, ¿Y cual es la segunda razón?
Nos causa gracia el deseo de este joven de obtener una fórmula rápida y fácil, pero su contestación plantea una pregunta mucho más seria para las personas que no están haciendo lo que a ellos les gustaría hacer:
¿Usted tiene la intención de pagar el precio para llegar allí?
Usted no consigue un titulo pagando un precio de ganga. De hecho, el costo es a menudo mucho más alto que lo que muchas personas están preparadas para pagar.
Yo he visto cantidad de ejemplos de este tipo. Las personas se embarcan en nuevos proyectos con energía y entusiasmo, sólo para fracasar cuando comprenden cuánto esfuerzo tienen que hacer.
Si ellos hubieran evaluado el costo primero, si ellos hubieran investigado lo que les demandaría para hacerlos exitosos en esa área, en serio podrían haber ido en otra dirección. En cambio, vuelven adonde empezaron con gran descontento y desilusión.
La manera de evitar que esto suceda es clara, evaluar el costo de hacer lo que le gustaría hacer antes de que empezar.
¿Donde esta la etiqueta del precio?
Aquí van simplemente unos items:
1. Trabajo duro
No hay otra manera, usted no puede cumplir su sueño sin mucha sangre, sudor, y lágrimas, y quizá incluso un poco esfuerzo físico. Usted también podría tener que pasar tiempo, quizás grandes cantidades de tiempo, trabajando diligentemente en cosas que a usted no le gusta hacer para llegar finalmente a hacer lo que usted quiere.
2. Aprendiendo
Alcanzar su sueño puede exigirle que usted adquiriera algunas nuevas habilidades, desarrolle habilidades existentes o alcance otro nivel. ¿Ha intentado consagrar el tiempo, dinero y energía a hacer que esto suceda?
3. La disciplina
Esto lo enfoca y lo compromete a alcanzar su meta sin ser desviado y sin rendirse. El éxito no viene solo. Usted tiene que tener la intención de alcanzarlo, y eso lo da la disciplina.
4. El cambio
A simple vista, esto no podría parecer como un precio significante. Después de todo, usted no se metería en este ejercicio si no desea un cambio en su vida. Aún así, todos nosotros sabemos, que el cambio no es fácil. Puede causar stress, ansiedad, incertidumbre, y una multitud de otras emociones un tanto incómodas.
5. La vitalidad emocional
En el camino hacia la realización de eso que usted ama, va a tropezar y sin dudas pasará por algunas duras caídas. Cuando eso pasa, usted tiene que tener la fortaleza interna para levantarse, desempolvarse, y continuar. ¿Lo esta haciendo?
Como piensa usted acerca del precio que hay que pagar para hacer lo que usted quiere hacer, recuerde que los detalles específicos varían de trabajo a trabajo. Un camino podría requerir un costo más alto en el área de aprender, mientras otro podría tomar un alto costo en la vitalidad emocional. La única manera de averiguar con seguridad cuánto tendrá que pagar en cada uno de éstas y otras áreas es encontrar a alguien que lleve un gran tiempo haciendo lo que le gusta hacer y preguntarle por el costo.
Pregúnteles lo que ellos HICIERON para HACER lo que ellos HACEN.
El hombre joven en nuestra introducción, en parte, hizo lo correcto, él fue a alguien para pedir un consejo sobre cómo tener éxito. Tristemente, su contestación demuestra que no tenía la voluntad de pagar el precio. Pero no tiene que ser así para usted.
Ahora la pelota está en su campo de juego. Si usted sabe lo que quiere hacer pero no lo está haciéndolo todavía, detenga la fabricación de excusas y encuentre la salida. No espere hasta que todo sea perfecto para empezar porque nunca será todo perfecto. No lo aplace hasta mañana porque mañana usted será tentado para aplazarlo hasta el próximo día y así nunca lo hará.
Y cuando usted empiece, acuérdese estas tres verdades.
1. Hacer lo que usted quiere hacer será diferente a lo que usted imaginó.
2. Será más difícil de lo que usted alguna vez imaginó.
3. Pero, será mejor de lo que usted alguna vez imaginó.
Yo puedo asegurarle que cuando usted este haciendo lo que realmente quiere hacer, no le costará ningún trabajo extra. Es divertido porque usted estará alcanzando su potencial y usted estará ayudando a otros a alcanzar el suyo.”

John Maxwell
"Cuando dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida"

Picasso
"EL OPTIMISMO Y LA SALUD"

Lo cierto es que pensar es practicar química cerebral. Nuestra calidad de vida es el resultado de nuestros hábitos y estos a su vez, son el producto de nuestras acciones. Sin embargo, toda acción va precedida por un pensamiento y una de las consecuencias de los pensamientos que albergamos en nuestra mente es la secreción de hormonas desde glándulas como el hipotálamo y la pituitaria. Estas hormonas se encargan de transmitir mensajes a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, pensamientos hostiles y de enojo aceleran los latidos del corazón, suben la presión arterial y sonrojan la cara. Los sentimientos de ira, enemistad, resentimiento, depresión y tristeza, debilitan el sistema inmunológico del cuerpo y suelen favorecer la aparición de las llamadas enfermedades psicosomáticas.
Del mismo modo, pensamientos positivos como el entusiasmo, el amor, la amistad, la paz, la tranquilidad y muchos otros, producen un flujo de neurotransmisores y hormonas en el sistema nervioso central, que estimula, provee energía al cuerpo, y crea las circunstancias propicias para el mantenimiento o restauración de una buena salud. Cada uno de nosotros es, hasta cierto punto, responsable por el nivel de salud del cual estemos disfrutando.
¿Se ha dado cuenta cómo aquellas personas que constantemente se quejan por todo, son generalmente las mismas que suelen enfermarse con mayor frecuencia? Martín Seligman, profesor de la universidad de Pennsylvania, asevera que el sistema inmunológico de la persona pesimista y negativa no responde tan bien como el de la persona optimista y positiva.
Una actitud triunfadora y perseverante no sólo nos puede ayudar a alcanzar nuestras metas, sino que en muchas ocasiones puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Un grupo de investigadores del hospital King´s College de Londres, realizó un estudio con 57 pacientes que sufrían de cáncer del seno y quienes habían recibido una masectomía. Siete de cada diez mujeres de aquellas que poseían lo que los doctores llamaban un ´espíritu de lucha´, diez años más tarde aún tenían vidas normales, mientras que cuatro de cada cinco de aquellas personas que en opinión de los doctores ´habían perdido la esperanza y se habían resignado a lo peor´ poco tiempo después de haber oído su diagnóstico, habían muerto.
En otro estudio realizado con treinta pacientes que sufrían de cáncer del colon o de tumores malignos, se les pidió que visualizaran enormes células anticancerígenas, navegando a través del sistema sanguíneo y devorando las células enfermas o el tumor existente. El propósito era cambiar la actitud derrotista y las creencias negativas que muchos de ellos tenían. Los resultados fueron igualmente sorprendentes. Los pacientes que tomaron el curso mostraron un incremento en el número de las células que normalmente protegen el cuerpo contra el crecimiento de tumores malignos.
La buena noticia es que usted puede cambiar su actitud y el efecto negativo que ésta pueda estar ejerciendo sobre su salud física. Empiece por modificar la clase de pensamientos que mantiene en su mente. Sea optimista, su vida puede depender de ello.

Camilo Cruz